El proyecto del viaducto para elevar las vías del Ferrocarril General San Martín que está llevando adelante el Ministerio de Desarrollo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires, con la participación y financiamiento del Gobierno nacional, comienza a mostrar sus efectos negativos.

A la altura de la Av. Corrientes al 6100 se vería afectada la sede de la Asamblea de Juan B. Justo y Corrientes, cuyo local fuera cedido oportunamente por el Organismo Nacional de Bienes del Estado (ONABE). Ahora, con las nuevas obras, el Ejecutivo porteño pretende desalojarla sin generar ninguna instancia previa de diálogo. Actualmente allí funcionan un comedor popular, una radio comunitaria y diversos talleres de formación. También es un lugar de reunión y de encuentro permanente para los vecinos.

En la asamblea llevada a cabo ayer por la tarde, de la que participaron más de un centenar de vecinos, ex comuneros y la actual comunera del FPV Camila Rodríguez, se plantearon distintas alternativas y actividades a realizar con el fin de obtener alguna respuesta por parte del Gobierno de la Ciudad. La traza de este viaducto afectará además a varias de las viviendas de la zona y continuará hasta la estación Paternal.