“La historia popular cuenta que toda la gente hipermalvada hizo cosas que nos parecen horribles: Hitler, Mussolini, el Golpe del 76 son como una especie de marcianos que llegaron en un plato volador y de golpe se hicieron con el poder y nos maltrataron, cuando en realidad son fruto de las sociedades que los engendraron, que los pidieron, los aplaudieron y los gozaron”, detalló Daniel Molina, en su espacio de los días jueves en Radio Del Plata, al conmemorarse los 40 años del último golpe militar.

Videla no hubiera sido posible sin la sociedad argentina de 1976. No vino de la nada, sino de una sociedad que estaba loca, matándose y que nadie podía parar, y cuando llaman a los militares para sacar las papas del fuego. Pero fue peor el remedio que la enfermedad”, consideró.

“Era una sociedad fracturada, donde políticos incluso del peronismo pedían la intervención militar, y las instituciones del país pedían que se pare la locura, y donde Isabel no tenía idea de qué hacer y cuando hacía algo era terrible”, apuntó el escritor y crítico literario, quien padeció una detención, primero ilegal y luego judicial, que duró más de 9 años.

“Hasta la Iglesia pedía orden que en 1976 que significaba que vuelvan los militares. Lo que no pidió la sociedad fue el nivel de salvajismo y masacre que tuvo el Golpe de Estado. Los anteriores habían sido represivos pero comparados con Videla, fueron casi civilizados”, agregó.

“Videla fue nombrado meses antes del golpe por Isabelita (como Comandante en Jefe del Ejército), y uno de sus primeros discursos públicos fue decir que si en 90 días el gobierno no solucionaba los problemas las FFAA iban a tener el terrible drama de tener que intervenir, y ya ponía fecha explicita al Golpe de Estado”, dijo y recordó las tapas de los principales diarios que preanunciaban desde el 20 de marzo, el inminente golpe militar.

“Argentina y el mundo han cambiado mucho en estos 40 años y no olvidar sirve para ver que tenemos un presente que es muchísimo mejor”, cerró.

Audio de la entrevista

Jueves 24 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre