En este artículo intentaremos explicar el proceso de araucanización, demostrando la intencionalidad política de algunos divulgadores del gobierno nacional, entre ellos historiadores, periodistas, blogeros y trolls, que en forma engañosa cuentan el mencionado proceso en forma parcial para extender dos ideas absolutamente falsas. La primera de ellas es la afirmación de que los mapuches son chilenos y la segunda es la negación de la nación mapuche. Por cuestiones de extensión, aquí sólo vamos a referirnos a la primera cuestión.

Como primera medida, debemos despojarnos de la mirada porteña como única lente para observar la historia. Es decir que debemos pensar a la zona geográfica donde ocurren estos acontecimientos con una visión menos centralista. Para los pueblos originarios, por ejemplo la cordillera de Los Andes no es un símbolo de división tal como solemos verla nosotros. Cuando hablamos de Los Andes, rápidamente pensamos en la división territorial entre Chile y la Argentina. Cuando para los pueblos ancestrales, la cordillera y sus alrededores constituían parte de un mismo territorio.

Pero el tema que nos interesa analizar ahora es la araucanización de los pueblos ubicados en el actual territorio argentino. El primer dato brindado por la historia sobre este proceso cultural data del siglo XVI. Es Canals Frau quien señala un hecho muy interesante al recordar que en el año 1541 los españoles se vieron obligados a abandonar la ciudad de Buenos Aires que se encontraba recientemente fundada. Al parecer las vacas y caballos se escaparon y encontraron en la zona pampeana un paraíso de pastos abundantes y nutritivos.

Lo concreto es que, pasados entre 150 y 200 años, La Pampa estaba llena de tropillas de caballos salvajes. Esto se podría denominar como una primera etapa de la Araucanización de los Pehuenches. Lo que determina que, recién a partir del siglo siglo XVII o sea para el 1600 de nuestra era, comenzara el contacto en forma más activa entre los grupos mapuches y los pueblos del área pampeano-patagónica. Este proceso comenzó en la cordillera de Los Andes y se extendió hacia el sur mendocino y la llanura pampeana. Esta es la primera etapa del proceso cultural.

Es cierto lo que dicen muchos autores sobre que los mapuches incursionaban en busca de ganado y lo llevaban a través de la cordillera. El motivo era la guerra que sostenían a partir de 1536 con los españoles para la cual comenzaron a necesitar de los caballos. De este modo, empezaron a viajar a las pampas para hacerse de un elemento fundamental para la guerra. En un principio fueron los pehuenches quienes hacían de intermediarios de las caballadas, pero luego fueron los propios mapuches-pehuenches los que se internaban en las pampas. Podemos decir que entre los años 1550 y 1700 se produce la segunda etapa de este proceso cultural.

La tercera etapa la vamos a fijar a partir de una fecha indicada por Canals Frau quien señala que en 1725 aproximadamente los “araucanos se establecieron definitivamente en las grandes planicies” cuando grupos provenientes de Chile, formados por familias de guerreros conducidos por sus caciques, se establecieron en la región pampeano-patagónica. Como consecuencia se produjo lo que se podría definir como un intenso mestizaje entre araucanos y la población local, la que adoptó la cultura de los recién llegados.

¿Por qué los mapuches no son chilenos?

Se puede considerar la fecha de la conformación del Estado-Nación de Chile en un proceso que va de 1810 a 1823. En el año 1828 redactan una Constitución que fracasa y es reemplazada por otra el 25 de mayo de 1833. Según Luis Ortega Martínez, un profesor de Historia y Geografía de la Universidad de Playa Ancha, que además es Doctor en Filosofía de la Universidad de Londres y Académico del Departamento de Historia en la Facultad de Humanidades de la Universidad de Santiago de Chile, “el proceso de construcción del estado-nación en Chile en el siglo XIX fue prolongado. Desde varios puntos de vista – político, social y económico, entre otros – es posible postular que a lo largo del período 1829-1880 estuvo sometido a diferentes tensiones que no solamente lo dilataron, sino que requirieron de acuerdos socio-políticos amplios que comenzaron a dar sus frutos una vez que fueron superadas las contradicciones que dieron origen a las guerras civiles de la década de 1850. Fue sólo entonces que el proceso de organización política y territorial adquirió mayor velocidad, aunque no estuvo ausente de agudos problemas, y abrió paso al proceso de modernización del país”.

Ahora bien, veamos cómo eran las cosas del lado argentino. Al igual que en el Estado Chileno, su período de formación se debe considerar entre los años 1852 hasta 1880, concretamente desde el salvaje derrocamiento de Juan Manuel de Rosas y la presidencia de Julio Argentino Roca, quien es el fundador del Estado Argentino tal cual lo conocemos hoy.

Sin ahondar en detalles políticos de la historia chilena, recordemos que según Canals Frau los Mapuches se instalaron definitivamente en la región pampeano-patagónica a partir del año 1725. Es decir que los Mapuches se instalaron en esta zona solamente 108 años antes de que los chilenos juraran su Constitución Nacional o 125 años antes de que los chilenos pudiesen dar forma completa al Estado Chileno.

Asimismo, el derrocamiento de Rosas se produjo en 1852, lo que significa que los Mapuches estaban instalados hace 127 años cuando se empezó a construir nuestro Estado nacional y llevaban 155 años cuando Roca llegó al poder para consolidar el actual Estado Argentino.

Lo que intentan algunos historiadores es tomarnos desprevenidos y lograr que confundamos las fechas y los acontecimientos para hacernos lugares comunes. Es imposible que los Mapuches sean chilenos porque el Estado Chileno aún no estaba constituido. No debemos dejar de mencionar que los Mapuches sí tenían calidad de Estado, reconocido por anteriores tratados de paz firmados con la corona española Tampoco debemos olvidar la nefasta frase que dice “venían a robarse el ganado para llevárselo a Chile”, la cual merece dos consideraciones. El ganado era cimarrón o sea no tenía dueño y a donde lo llevaban no era Chile porque aún no existía y lo que allí se extendía era desierto.

Síntesis

De esta manera se realizó el proceso conocido como araucanización de las pampas, el cual consistió en un primer momento en un proceso de difusión de elementos culturales araucanos, como la lengua, el tejido, la metalurgia, la agricultura y algunas costumbres, creencias y rituales. Hubo una segunda parte donde, a causa de distintas necesidades, los mapuches comenzaron a internarse en las pampas. Por último, tuvo lugar el desplazamiento y establecimiento definitivo de grupos mapuches que formaron pequeños asentamientos en el área pampeana y el norte de la Patagonia. Todo esto tuvo lugar unos cien años antes de la formación de los Estado-Nación de Argentina y Chile.