La decisión del gobierno de Mauricio Macri de suspender la construcción del satélite Arsat-3 dejaría a unos 600 ingenieros y técnicos del INVAP sin trabajo.

La empresa pública INVAP, tiene su sede y laboratorios centrales en la ciudad de Bariloche, donde trabajan 1500 empleados, en su gran mayoría ingenieros o técnicos especializados.

Según el actual presidente de Arsat, Rodrigo de Loredo, el motivo de la suspensión de los trabajos es que los servicios del Arsat-2 aún no fueron vendidos todavía por lo que no hay fondos para sostener el tercer proyecto. Una cuestión que se venía venir después de la decisión de Macri de que se dejara de construir antenas de comunicacion de uso militar y satélites destinados al control y defensa del Estado nacional.

INVAP es una sociedad del Estado donde tiene participación la provincia de Río Negro y se debe destacar que no recibe dinero en forma de subsidios para sueldos o proyectos ya que durante la gestión de Cristina Kirchner llegaron a facturar más de 1500 millones de pesos anuales.

El satélite nacional Arsat-2 tuvo un costo de US$ 250 millones en su fabricación pero contaba con una proyección de ganancias de US$ 600 millones en los 15 años de vida útil.

LatePaternal