Corral está a pleno lanzado ya en su campaña para gobernador en el 2019, de la mano del presidente Mau. Tanto que casi no le queda tiempo para ocuparse de las cuestiones de la ciudad, como por ejemplo las más de 600 personas que siguen evacuadas por la creciente.

Ahora anduvo de gira por San Carlos Centro y zona de la mano de dos correligionarios de la UCR: el agrogarca entrerriano De Benedetti (uno de los ex agrodiputados de célebre paso por el Congreso, cuando la UCR le alquiló las listas a la Mesa de Enlace) hoy director de Banco Nación, y el no menos celebérrimo Placenzotti, de recordado paso por Vialidad Provincial en la gestión de Binner. (Una preguntonta al pasar: ¿qué hace esta noticia publicada en el portal oficial de la Municipalidad de Santa Fe?)

Y se manifestó muy optimista sobre las posibilidades de “despegue productivo” del país, poniendo como ejemplo a la fábrica Lerithier, que da trabajo a 500 empleados. ¿Creerá que “despegaron” recién ahora y crearon todos esos puestos de trabajo en los casi dos meses de gestión de Macri, no habrán tenido algo que ver las políticas del gobierno anterior de aliento al consumo y al mercado interno?

Como sea, la semana pasada Corral tuvo que “despegar” para Buenos Aires para hablar con Isela Costantini, la brasileña que Macri hizo nacionalizar argentina para que se pudiera hacer cargo de Aerolíneas Argentinas; a pedirle que haya más “despegues” de vuelos para la región, porque se perdieron los que hacía (por convenio con la aerolínea de bandera) Sol Líneas Aéreas, como consecuencia de la decisión de la nueva conducción de Aerolíneas de rescindirlo); que puso en serio riesgo 300 puestos de trabajo de empleados primero despedidos, y luego reincorporados; pero en la cuerda floja.

Va a estar complicada la gestión, porque con la política de “liberación de precios” que acaba de decidir Macri, las aerolíneas se concentrarán exclusivamente en los tramos más rentables; y ya anticipó Costantini que su meta es lograr el “déficit cero” en Aerolíneas. Pero las expectativas son lo último que se pierde.

Y ya que está lanzado a recorrer la provincia y se ha ofrecido a “mediar” y oficiar como “gestor” entre la provincia y el gobierno nacional (hola, Lifschitz) también podría ocuparse del caso de los 152 trabajadores despedidos de la curtiembre SADESA en Las Toscas, porque según explican los industriales del sectorde poco sirve ese aliciente (la eliminación del 5 % de retenciones a las exportaciones industriales, aclaramos)  luego de que bajaran el doble (10 puntos porcentuales) las retenciones al cuero crudo, que ahora a los ganaderos les conviene vender afuera. Es lo que llevó al cierre de la curtiembre de SADESA en Las Toscas, donde 150 operarios quedaron en la calle, y lo que se cierne como una espada de Damocles sobre todas sus competidoras.“. Que “despegue” rápido, porque hay muchas otras curtiembres en Santa Fe que corren el mismo riesgo que SADESA.

Y ya que está podría ver si puede hacer algo para evitar el cierre de la fábrica de pastas Galletti en Candiotti (acá, al lado de la ciudad), donde corren riesgo otros 40 puestos de trabajo.

Riesgo que –aunque no lo digan acá en el portal de la radio de la UNL ni tampoco en el ¿ex portal? del ahora funcionario provincial “Coni” Cherep, está directamente vinculado al encarecimiento de los costos del trigo y la harina, por la eliminación de las retenciones, la devaluación y la apertura irrestricta de las exportaciones que decidió “su” gobierno, o sea el de Macri.

Fuente NestorNautas