El Bicho le ganó  1 a 0 a Instituto y celebró el  campeonato y el ascenso en La Paternal. Luego llegó el merecido homenaje al plantel y al Gringo Heinze en su despedida.

El domingo amaneció nublado, feo, como para llover. Pero un guiño del destino, a la hora que empezó a rodar la pelota -las 15- hizo que saliera el sol. No era un partido más. Era el último de local para un equipo que quedará en la historia por sus integrantes, los chicos del Semillero, por su filosofía de juego y por su espíritu ofensivo.

Enfrente estaba Instituto, rival que se había impuesto en el encuentro anterior por el torneo de la B Nacional por y  la Copa Argentina. Y el plantel, cuándo no, tocado en su orgullo, quería  ganarlo. Como si los más de diez puntos que los separan del segundo no fueran suficientes para certificar que eran los mejores. El partido se lo llevó el Bicho con un gol de Cabrera a los 11′ del segundo tiempo. Justo y merecido por el trámite y la propuesta del equipo.

Sin embargo, lo mejor vino después de los 90′. En la ceremonia en la que se llevó a cabo el merecido homenaje a jugadores,  cuerpo técnico, médicos, kinesiólogos, utileros y a todos los que formaron parte del seno del plantel. Uno a uno fueron pasando todos los jugadores, con los chicos de actividades a su alrededor,  todos se llevaron la ovación, Lanzillotta recibió un mimo mayor por la lesión. Luego llegó el turno del Gringo Henize y su equipo. Ahí  hubo grandes aplausos para el padre futbolístico del ascenso. Cada uno recibió su medalla.

Al final hubo tiempo para unas palabras del capitán Gastón Machín y del propio Heinze, quien agradeció y no se quiso extender para evitar emocionarse en lo que fue su despedida como DT, al menos en casa. La gente en las tribunas y los familiares dentro del campo pudieron disfrutar lo que fue un año de mucho trabajo y sacrificio. No siempre ese fruto puede culminar en algo tan lindo, pero esta vez se dio y por eso la celebración.

El Bicho volvió a su lugar en el mundo, la Primera División, y con su ADN intacto. Ahora comienza una nueva etapa, pero esa ya es otra historia.

Formaciones:

Argentinos 1: Lucas Chávez; Jonathan Sandoval, Miguel Angel Torren, Nicolás Freire, Guillermo Benítez; Esteban Rolón, Facundo Barboza, Iván Colman, Javier Cabrera; Francisco Fydriszewski y Braian Romero. DT: Gabriel Heinze

Instituto 0: Brian Olivera; Facundo Agüero, Pablo Mattalía, Víctor López, Emiliano Endrizzi; Ignacio Antonio, Guido Mainero, Malcom Braida, Diego Medina; Paulo Rosales y Facundo Castelli. DT: Claudio Demaría

Cambios: ST Juan Ignacio Méndez x Guillermo Benítez (A), 18m Eloy Roige x Malcom Braida (I), 22m Gustavo Gotti x Paulo Rosales (I), 32m Damián Batallini x Braian Romero (A) y 77′ Sebastián Martínez x Nicolás Freire (A), y 38m Esteban Orfano x Guido Mainero (I)

Amonestados: Francisco Fydriszewski (A); Malcom Braida, Facundo Agüero (I)

Gol: ST 12m Cabrera (A)

Estadio: Diego Armando Maradona

Autoridades: Pablo Dóvalo, Mariana De Almeida, Nayla Chiarotti y Germán Bermúdez

Fuente: Asociación Atlética Argentinos Juniors