Durante su gestión al frente del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y sin contar aprobación legislativa, Mauricio Macri avanzó en la venta por un monto de $180.600 millones, a pagar en cómodas cuotas, de los terrenos de Casa Amarilla al Club Atlético Boca Juniors, como parte de un plan para construir allí un nuevo estadio-shopping y forzar el endeudamiento de la institución de La Ribera para que se transforme en una sociedad anónima. El 25 de febrero de 2016 se le adjudicó la licitación pública a Boca Juniors y el 14 de abril se celebró el respectivo contrato.

Mediante una sentencia dictada en el día de ayer a partir de un amparo colectivo presentado por La Boca Resiste y Propone conjuntamente con el Observatorio del Derecho a la Ciudad, el juez Guillermo Scheibler puso un freno a este negociado con la tierra pública surgido de un acuerdo entre el propio Macri y su principal operador judicial, Daniel Angelici. El fallo del magistrado se basa en que la venta de tierra pública no puede concretarse sin aprobación de la Legislatura y en que el proyecto no respeta el Código de Planeamiento Urbano ni el procedimiento de Evaluación de Impacto Ambiental.

En relación al dictamen emitido, desde La Boca Resiste y Propone afirmaron: “Hoy nos tocó una gran victoria frente al poder desmedido de algunos que en vez de un barrio y a sus vecinos, sólo ven oportunidades de negocios”. A su vez, expresaron: “Nos Resistimos la construcción de un estadio-shopping  y a que no se respete ni se consulte el futuro de nuestro barrio. Proponemos ser nosotros juntos y entre todos los que decidamos el destino de los campitos” de Casa Amarilla.