El debate sobre el aborto legal, seguro y gratuito entierra, definitivamente, el “Que se vayan todos” por el “Que se vengan todas” (Luciana Peker, Página 12) 

Durante todo el día de ayer, una verdadera marea verde avanzó inexorable desde La Paternal hacia el Congreso de la Nación para exigir que la Cámara de Diputados le dé media sanción al proyecto de ley por el aborto legal, seguro y gratuito. Un infinidad de mujeres se movilizaron con sus pañuelos atados en las carteras y mochilas. Madres e hijas compartiendo quizás por primera vez una acción militante, grupos de amigas, compañeras de estudio de colegios públicos, privados, laicos y religiosos. Nada las detuvo.

Algunas de ellas marcharon desde la escuela Federico García Lorca autodefiniéndose como “la banda más ruidosa que hay”, entonando “alerta, alerta que camina la lucha feminista por América Latina” y advirtiendo que “si no hay aborto legal, qué quilombo que se va a armar”. Sol y Josefina, dos alumnas de 15 años, destacaron que están “muy organizadas para salir a reclamar el aborto legal, seguro y gratuito” y que recibieron “mucho apoyo de parte de la mayoría de los docentes”.

En la escuela de la calle Chorroarín, el lunes pasado se organizaron talleres y charlas de concientización para fomentar la participación y desmentir “una serie de leyendas y mitos” que los sectores más conservadores de la sociedad pretenden instalar. “Está bueno que se hayan hecho esos talleres, porque eso contribuye a la comprensión y también a la participación en esta marcha para reclamarles a los legisladores que aprueben el proyecto”, coincidieron.

El movimiento feminista supo construir transversalmente una nueva manera de hacer política y el barrio donde abunda el color rojo de Argentinos  Juniors ayer se tiñó de verde gracias a un sinnúmero mujeres, en gran medida adolescentes, que tomaron su pañuelo como bandera para romper los mandatos patriarcales impuestos por la sociedad y conquistar una política de salud pública que salve a miles de mujeres de morir en prácticas abortivas realizadas de forma clandestina y que se resume en la consigna “Aborto legal en el hospital”.