La ocupación en Mar del Plata y Pinamar apenas supera el 60%. El temor a la pérdida del empleo en el amplio sector de los estatales; la pérdida de poder adquisitivo a causa de la devaluación; el miedo a que el “mercado decida” que el dólar vuele por los aires y el efecto Brasil son las principales causas del fracaso de la primer temporada veraniega del periodo macrista. En muchos hoteles ya ofrecen rebajas del 10% y de un 15% para el mes de febrero.

LatePaternal