La alianza militar del Atlántico Norte lanzó una misión naval sin precedentes en el mar Egeo para intentar frenar el flujo de migrantes que desde las costas de Turquía intentan alcanzar las islas griegas. Según anunciaron, se rescatará a los náufragos, que serán devueltos a territorio turco, y se apuntará a desmantelar las bandas de traficantes de personas.

La OTAN “está en estos momentos redirigiendo un grupo naval hacia el Egeo, sin tardar, para iniciar la vigilancia de las actividades marítimas”, dijo el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, luego de que los ministros de Defensa avalaran en Bruselas el pedido de Alemania, Turquía y Grecia.

Esta operación de vigilancia fronteriza constituye un cambio inédito en las misiones de la OTAN, creada como una organización militar de defensa en la Guerra Fría. El pedido lo lanzó la canciller alemana, Angela Merkel, en visita a Ankara el lunes, junto con las autoridades turcas.

La UE teme que las llegadas aumenten con la reciente ofensiva del régimen de Damasco, respaldado por Rusia, en la región de Alepo (noroeste de Siria) que alejan la perspectiva de negociaciones de paz para poner fin a este conflicto de ya cinco años.

Los detalles de la misión aún deben ser definidos, pero el objetivo es que provea “informaciones y una vigilancia esencial para ayudar a luchar contra el tráfico humano y las redes criminales, en cooperación con los guardacostas nacionales y la Unión Europea”, explicó el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter. A Berlín y Ankara se sumó Atenas. Los tres destacaron formalmente el miércoles “la necesidad de que la OTAN actúe rápidamente y Estados Unidos está de acuerdo”, dijo Carter.

“No se tratará de detener o repeler los barcos de refugiados”, dijo Stoltenberg. Según el derecho del mar, los buques aliados estarían obligados a socorrer embarcaciones en peligro y trasladarlos al puerto más cercano.

Fuente Página 12 Últimas Noticias