En la madrugada de ayer, las persianas y vidrieras de los locales de La Paternal que debieron cerrar sus puertas por la crisis aparecieron empapeladas con carteles que tenían la consigna “Cambiamos abierto por cerrado”.

Tal como viene adelantando Late Paternal, la cantidad de locales desocupados en nuestro barrio y en el resto de la Comuna 15 se viene incrementando de manera acelerada desde el año pasado debido a la caída estrepitosa en el consumo minorista. Lo que resulta difícil de creer es que esta caída se deba a que “la gente ahorra más” como sostuvo en las últimas horas el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne.

Todo parece indicar que la ecuación es exactamente la inversa y que este descenso en los niveles de consumo se relaciona más con la escalada inflacionaria que se traduce en los aumentos de precios y los tarifazos en los servicios públicos -que también afectan directamente a los comercios- y que, contrastada con los magros aumentos salariales y la pérdida del empleo, origina un derrumbe del poder adquisitivo de los trabajadores. Entre los rubros más afectados, se encuentran el textil y el autopartista, que en La Paternal se presentan como las actividades comerciales históricamente más fuertes.