Este sábado por la tarde en la UB Norberto Galasso del barrio de La Paternal se llevó a cabo la charla-debate “Rodolfo Walsh: 40 años. Memoria y legado”, en el marco del cuadragésimo aniversario de su desaparición forzada a manos del terrorismo de Estado.

Participaron de la actividad Eduardo Jozami, integrante de Carta Abierta, ex director del Centro Cultural de la Memoria Haroldo Conti y autor de “Rodolfo Walsh. La palabra y la acción”; Natalia Vinelli, fundadora de Barricada TV  y autora de “ANCLA. Una experiencia de Comunicación Clandestina por Rodolfo Walsh”; la periodista, militante y sobreviviente de la ESMA, Lila Pastoriza; y el ex secretario de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, Edgardo Binstock.

Encargado de la apertura, Binstock reflexionó sobre el valor inconmensurable de la “Carta a la Junta Militar”, ya que “Walsh vió con claridad la situación” denunciando por lado la política económica de destrucción del Estado y el modelo económico en general y por otro la represión, nombrándola además como una “dictadura cívico militar”. En este sentido afirmó que se puede hacer un puente entre el modelo económico del actual gobierno, por lo cual es necesario “buscar todos los puntos de unidad para poder poner un límite; para ello necesitamos un ‘proyecto de futuro’ que permita recuperar los últimos 12 años”.

Por su parte, Natalia Vinelli quiso recordar el legado de Walsh a partir de sus aportes al periodismo popular. En este sentido Vinelli comentó lo difícil que fue decir las cosas por su nombre, destacando que recién 20 años después del Golpe de Estado se pudo hablar de “genocidas”, de “Golpe” y no de “Proceso”, etc.  Frente a la necesidad de “seguir construyendo imaginarios colectivos”, la periodista planteó tres ejes necesarios: primero, la unidad para defender las practicas populares ante la desigualdad de poder de los medios comunitarios contra los grandes monopolios –destacando acá el trabajo y militancia de Barricada TV-, en tanto la posibilidad de ejercer el periodismo desde otro lado: jerarquizando otras voces y vinculándonos con el público de otra forma. En este mismo sentido, el segundo eje es pensar un balance frente al blindaje, alertándonos sobre la cantidad de decretos y resoluciones de Mauricio Macri a favor de los grupos de medios concentrados, afirmando que “Clarín siempre está un paso delante de todos”. El tercer eje se centra en la necesidad de reflexionar seriamente sobre la instalación constante de mentiras, destacando que se reproducen en las redes sociales una cantidad de afirmaciones que no son nunca chequeadas, Aquí la importancia radica en “encontrar las palabras justas para que nos movilicen, esa es la función periodística inspirada por Rodolfo Walsh”.

Sobre el cierre, Eduardo Jozami destacó a Walsh como militante y por ello trazó un recorrido sobre su vida y la política. En este sentido, resaltó la importancia de dos libros: “Operación Masacre”, como el texto más importante de la resistencia peronista, y “Esa Mujer”, donde da cuenta de la relación odio-fascinación de la oligarquía con la figura de Evita. Luego destacó su relación con los sindicatos, principalmente a partir de su integración con la CGT de los Argentinos como director del primer periódico sindical, centrando su reflexión en la claridad de Walsh para interpretar la coyuntura y para actuar en busca de la unidad. Finalmente, Jozami también destacó el rol de Walsh como periodista, afirmando que “cuando hacía periodismo popular conocía el valor de la verdad”, afirmando con ello la necesidad de tener la palabra justa: “en una discusión política la verdad también es una forma de darle poder al otro; por ello, seguir difundiendo la carta a la Junta Militar es el mejor homenaje”.