Que Cristina se enriqueció con emprendimientos inmobiliarios cuyo dinero venía sin duda del erario público, que era soberbia, que se habia acostado en vida del tuerto con Brandoni, con Boudu, que tenía carteras caras, que los Kirchner históricamente y generaciones atrás habían sido terratenientes crueles y eso se lo habían escuchado decir a Osvaldo Bayer, que trataba a sus funcionarios como una maestra ciruela, que …

Me chupa un huevo. Soberanamente.

A mi me interesaban sus políticas de Estado. Las mas populistas, mas me interesaban, las anticolonialistas, las desendeudadoras, las que controlaban las divisas, las que no me dejaban comprar queso chedar en spray en Jumbo, porque las importaciones no lo permitían, ¿y porque no puedo comprar queso chedar en spray que acá no se fabrica y yo tengo la plata? esas me interesaban, las que cuidaban el empleo (aun en la carencia mundial de empleos y del cosmos todo y del universo y los agujeros negros, y la falta de empleo acá mismo y para mis cercanos) esa me interesaban.

En los múltiples errores del kirchnerismo, en la estupidez de los tarados que pululaban en las capas bajas de funcionarios, que tenian un cargo e estaban de vuelta sin haber ido a ningún lado, sus políticas de Estado iban para un lugar donde el bondi de mi ideología iba.Los lectores del blog saben que no soy peronista: soy intransigente. Eso quiere decir que no me interesan demasiado los ritos de los peronistas, pero estas políticas de Estado, me hacían sentir mejor, que ibamos hacia la ancha alameda por donde alguna vez entrará el hombre libre (era asi la frase?)

Ahora bien. Mauricio no me gusta: no me gusta su estilo discursivo (que lo tiene, lo tiene) no me gusta su mujer, sus bailecitos, no me gustan los globos amarillos, no me gustan las tarucas que eligio para los billetes, detesto a Duran Barba y a todos y cada uno de sus funcionarios, desde Prat Gay hasta el Piter ese que le cuida los trapos en el programa del Gato Silvestre. Detesto todo lo del Pro. Pero lo unico que importa es que detesto sus politicas de Estado. Todas y cada una. Y en especial lo de los despidos. ¿que no es una politíca de Estado dejar a la gente sin trabajo? Mira, bolú, la pagina de José De Sentis, donde se transcribe el instructivo del gobierno del Pro para los despidos.

Yo podría perdonarle a Macri que fuera en su vida personal un tarado. Quien te dice es verdad que Cristina hizo sus hoteles con guita nuestra (que dios la perdone, o que la metan presa si así lo hubiera hecho) pero defendió tu trabajo con su política.

Lo demás es cotillón.


Fuente: EL NO SOY LO QUE DEBERIA