El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, se presentó ayer en el Club Añasco, en lo que fue su segunda visita a La Paternal en menos de tres semanas. Concurrieron alrededor de cuarenta vecinos, lo que significó una convocatoria inferior a la de los anteriores encuentros -que habían sido programados en días sábados- realizados en el barrio.

El titular del ejecutivo porteño asistió acompañado por el subsecretario de Vinculación Ciudadana del Ministerio de Seguridad y Justicia, Juan Pablo Arenaza, el presidente de la Junta Comunal 15 Jorge Lucchesi y una comitiva integrada por treinta personas, entre las que se encontraban asesores, asistentes y policías de civil.

En relación al mantenimiento del espacio público, se expusieron distintos requerimientos vinculados a la limpieza de las plazas, la gestión de los residuos y la falta de iluminación en la vía pública. No obstante, la principal inquietud se centró en la poda de árboles, una demanda cuya respuesta se viene postergando desde hace cinco años, lo que trae como consecuencia que se inunden los interiores de las viviendas cuando se producen fuertes tormentas como la del pasado fin de semana.

En referencia al transporte, hubo quejas por la falta de colectivos los fines de semana y los feriados para cubrir los trayectos que no está realizando el Ferrocarril San Martín debido a la limitación del servicio a causa de la obra del viaducto. En lo que respecta al ordenamiento del tránsito vehicular, se solicitó la colocación de semáforos para las esquinas de  Batalla del Pari y Honorio Pueyrredón y de Darwin y Warnes.

En materia educativa, representantes de la Asociación Cooperadora de la Escuela Bufano expresaron su malestar por la quita del pan en el comedor, la falta de mobiliario y por las filtraciones de agua y el desborde de rejillas, que hacen que se inunden tanto el patio como las aulas.

También se reclamó que se haga efectivo el pago del subsidio para el mantenimiento de la Biblioteca Becciú -que el Gobierno de a Ciudad adeuda desde el mes de enero- y un aumento de sueldo para sus bibliotecarios.

En cuestiones vinculadas a la seguridad, las principales problemáticas planteadas fueron la venta de drogas “en los mismos lugares durante 30 años” y el desguace de autos en las calles en horas de la madrugada. Además, los vecinos manifestaron su inquietud debido a que a fin de mes la Comisaría 41 ya no cubrirá más la zona aledaña a Añasco al 3000, llegando únicamente hasta Av. San Martín.

A la hora de realizar anuncios, Rodríguez Larreta aseguró que a fin de año toda la Ciudad tendrá luminaria nueva y que la obra del Viaducto San Martín estará terminada en julio de 2019, eliminando siete pasos a nivel y abriendo tres nuevas calles en las que espera “contar con la participación de los vecinos para construir lugares lindos como espacios verdes, bibliotecas o centros comerciales”.