Tal como adelantara Late Paternal, avanza en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires el pedido de informes solicitado por el bloque del Frente para la Victoria sobre de la situación de crisis y abandono generalizado que atraviesa el Hospital Tornú.

A través del proyecto presentado por  los legisladores María Magdalena Tiesso, José Cruz Campagnoli y Paula Penacca, se insta al Gobierno porteño a que, dentro de un plazo máximo de treinta días corridos de recibido el pedido, brinde explicaciones acerca de diversas cuestiones que preocupan tanto al personal como a los pacientes del nosocomio.

Algunos de los temas más sensibles son el cierre de la sala de Neumonología y de los quirófanos del pabellón Torello; el estado de mantenimiento de las Salas de las Unidades 5, 7 y 8; la cantidad de camas habilitadas en el hospital; el mobiliario y aparatología que se encuentra en desuso; los riesgos de evacuación en los servicios ubicados tanto en los subsuelos, como en Laboratorio, Internación y en la planta alta Cirugía; la informalidad en la designación de los cargos de conducción y la falta de personal administrativo y de salud.

Otra de las cuestiones sobre las que tendrá que responder el Ejecutivo es el estado actual de la obra de remodelación de la Guardia, la cual le fue adjudicada a la empresa S.E.S. S.A., propiedad de Nicolás Caputo. En el expediente se solicita la presentación los pliegos de la licitación y que se detalle el monto total de adjudicación, las modalidades de contratación y los plazos estimados para su finalización.  Según lo que indica el cartel de obra, los mismos se encuentran vencidos hace casi tres meses.