La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, negó rotundamente su renuncia al cargo y reiteró su denuncia sobre la existencia de un intento de “golpe” para sacarla del poder mediante un juicio político. Fue durante un acto en el Palacio del Planalto en el que recibió el respaldo de centenas de juristas.

“No hay lugar para medias tintas: lo que está en curso es un golpe contra la democracia. Jamás renunciaré”, afirmó Rousseff en un pronunciamiento. “No habrá golpe”, sostuvo la mandataria en un discurso en el que pidió a los tribunales actuar para defender el Estado de Derecho.

Fuente Página 12 Últimas Noticias