En medio de la crisis financiera que ha llevado al Presidente Mauricio Macri a pedir un préstamo de salvataje al Fondo Monetario Internacional, el Gobierno de la Ciudad realizó una escandalosa contratación directa por una suma millonaria para que la empresa multinacional realice el servicio de hidratación durante los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018.

Según consta en la Resolución N° 54/UPEJOL/18 con fecha del 11 de abril de 2018, “el Área Funcional Técnica denominada Alimentos y Bebidas del Comité Organizador de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018, integrado por el Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a través de la Unidad de Proyectos Especiales Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 y el Comité Olímpico Argentino, solicitó a la Unidad de Compras y Contrataciones la adquisición del Servicio Integral de Hidratación y refrigeración que resulten esenciales e imprescindibles para la realización de los Juegos Olímpicos a celebrarse.”

La misma resolución nos revela que el Comité Olímpico Internacional envió una carta donde “certifica que los Patrocinadores TOP poseen determinados derechos para la provisión de productos y servicios, manifestando que, para la categoría de Bebidas No Alcohólicas, el grupo The Coca Cola Company posee un derecho a exclusividad para la prestación de servicios para los Juegos Olímpicos de la Juventud.” También queda expresamente detallado que el grupo The Coca Cola Company prestará el servicio a través del representante nacional Coca Cola FEMSA de Buenos
Aires S.A, siendo el único y exclusivo embotellador autorizado para preparar, embotellar, distribuir y vender bebidas para el ‘Servicio Integral de Hidratación con Instalación, Mantenimiento y Desinstalación’ para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.”

El sistema de contratación explicitado en la documentación dista bastante del  “principio de Libre Competencia” al que debe ajustarse el sistema de contrataciones en la Ciudad, según lo dispone en su Artículo 7° la Ley N° 2095/06 denominada “Ley de Compras y Contrataciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires” sancionada el 21 de septiembre de 2006.

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta justifica el negocio directo con Coca-Cola citando el artículo 28° de la mencionada ley, que en su inciso 5° explica en qué situaciones se puede realizar una compra directa:  por razones de urgencia, cuando una licitación haya resultado desierta o fracasada o cuando se trata de bienes cuya fabricación o venta es exclusiva de quienes tengan privilegio para ello. Esta última acepción es la que se considera válida para garantizar el monopolio de Coca Cola en la distribución del agua durante la competencia juveni.

De esta manera, por medio de un acuerdo directo entre el Gobierno de la Ciudad, el Comité Olímpico y The Coca Cola Company, se designó a Coca Cola FEMSA de Buenos Aires S.A. como el único y exclusivo embotellador autorizado “para preparar, embotellar, distribuir y vender bebidas para el Servicio Integral de Hidratación con Instalación Mantenimiento y Desinstalación” y por la tanto también se “constituye como proveedor exclusivo conforme los acuerdos celebrados con dicho organismo”.

Así quedó aprobada la Contratación Directa Nº 9982-0255-CDI18, fundada únicamente en el derecho del privilegio otorgado por el Comité Olímpico, mediante la apertura de una oferta realizada el día 20 de abril de 2018. De modo que Coca Cola FEMSA de Buenos Aires S.A. -CUIT 30-52539008-6- obtiene un contrato por un monto de $35.700.579,65 a pagarse con la partida del Ejercicio Presupuestario en curso, para prestar “el servicio integral de hidratación” durante los Juegos Olímpicos de la Juventud, sin que ninguna empresa nacional haya tenido siquiera la chance de poder competir a través de una licitación.