por Mariana Escalada y Agustin Ronconi

Papá Franco no podía blanquear, pero hace 6 días declaró en la justicia que solo él es responsable por las offshore investigadas en Panamá. Hoy Mauricio agradecido decretó que papá ya puede blanquear.
Mientras los medios hegemónicos te entretenían con la opereta de López, en el Congreso se trataba la Reforma Previsional (o saqueo legal a los fondos del ANSES) y el “Blanqueo de Capitales”, proyecto que incluía un párrafo especial para definir el alcance “familiar” de los funcionarios habilitados para “blanquear”.
Si bien desde la oposición se solicitó la exclusión de “familiares” de funcionarios para acceder al beneficio, el proyecto estableció que no podrían blanquear:
Funcionarios municipales, provinciales y nacionales que hayan ejercido en los últimos 5 años
Jueces, rectores de universidades, miembros de los poderes legislativos, defensores del Pueblo y otros
Padres, hijos menores ya emancipados y Cónyuges de los anteriormente mencionados
Pero dada la pobre redacción del artículo 83, o por la muy pensada y perversa omisión, si quedaron habilitados para blanquear:
Hermanos, hijos mayores de edad, primos y tíos (entre otros lazos familiares omitidos en el artículo)
Concesionarios de Servicios Públicos
Adjudicatarios de Obra Pública
Cambiemos cuidó con mucho detalle que relaciones parentales quedaban debidamente incluidas en el blanqueo, dejando un nutrido grupo de amigos y familiares directos que podrían hacer uso de la ley de blanqueo, y que oficiando de “testaferros” pueden legalmente declarar cuantiosos bienes evadidos al fisco, como por ejemplo los primos o los amigos contratistas de obras públicas.
 
De esta manera, el Día del Padre Franco se enteró que su hijo lo había excluido específicamente de la lista de familiares beneficiados.

El Disenso

Pasó el tiempo y Franco hizo los deberes: el 24 de noviembre el empresario se presentó en la justicia ante el juez Casanello y dijo ser el único responsable de todos los movimientos de las sociedades offshore investigadas, intentando desligar completamente a su hijo Mauricio de la causa Panamá Papers.
Mauricio, tal vez agradecido por esta gentileza de papá, hizo caso omiso al artículo 99 inciso 3 que prohibe al ejecutivo legislar en materia tributaria, y hoy, a través del Decreto 1206/2016 del Boletín Oficial, se aseguró que ahora Franco esté habilitado para blanquear, claro no fue así de específico como te lo contamos, lo pusieron complicado como para que no se entienda a simple vista:
El Disenso
Entonces, luego de hacer buena letra y asumir la responsabilidad respecto al manejo de las offshore investigadas, papá Franco que era un “sujeto comprendido en el artículo 83 de la Ley N° 27260” ahora podrá “efectuar la declaración voluntaria“, es decir blanquear alegremente.
 

Fuente: Ramble Tamble