El rumor que comenzó a correr ayer por los medios brasileños, fue confirmado por funcionarios del gobierno de Dilma Rousseff, tras una reunión de tres horas en el Palacio de la Alvorada entre la mandataria, el expresidente y líder del PT, el ahora exjefe de Gabinete, Jaques Wagner, quien quedará como secretario de la Presidencia; y el ministro de Hacienda, Nelson Barbosa.

El titular del bloque de Diputados del PT, Afonso Florence, fue el encargado de confirmar la incorporación de Lula al gabinete de su sucesora. “Tendremos un ministro con larga experiencia para ayudar al país”, celebró Florence y aseguró que la decisión ha sido tomada “única y exclusivamente con el objetivo de poner fin a la crisis” política y económica.

Florence negó que Lula, como ministro, pueda obstaculizar las investigaciones que tramitan en tribunales en su contra o aquellas que afectan a otros funcionarios del Gobierno o parlamentarios del PT.

Dos semanas atrás, Lula fue llevado por la fuerza pública a declarar en el marco de la causa que investiga la trama de corrupción en Petrobras, a pedido del juez de primera instancia Sergio Moro, quien recibió críticas de todos los sectores por poner en esa situación a un expresidente que nunca se negó a declarar. Una semana después, el Ministerio Público de Sao Paulo (Fiscalía) pidió la prisión preventiva de Lula a raíz de una nueva denuncia por supuestos delitos de lavado de dinero y falsedad ideológica, solicitud que aún no tuvo respuesta.

Con su incorporación al gabinete de Rousseff, Lula pasará a tener foro privilegiado y todas las causas en su contra saldrán de las cortes provinciales y quedarán en manos de la Corte Suprema.

Una de las principales tareas de Lula en el Gobierno, según fuentes oficiales difundidas por la agencia EFE, será aglutinar a la fragmentada base parlamentaria del oficialismo, de cara al eventual juicio político que el Congreso puede retomar contra la mandataria en los próximos días.

Antes de conocerse la noticia, durante su gira oficial por Portugal, el ministro de Exteriores de Brasil, Mauro Vieira, juzgó que la incorporación del expresidente como ministro en el Gobierno servirá para “contribuir positivamente” en el gabinete.

Fuente Página 12 Últimas Noticias