El jefe de Estado insistió con la receta de combatir la inflación siendo “más austeros, cuidadosos y emitir menos cantidad de pesos” y volvió a hablar de la “herencia” al referirse a que “estamos sufriendo las consecuencias de ese semestre de enorme emisión”, por el nivel de emisión y consumo mantenido en la última etapa del gobierno kirchnerista. Y prometió que en “el segundo semestre del año empezará a aflojar”.

Mientras tanto, evitó responsabilizar a su gestión por la suba de las tarifas en los servicios. “No llamaría ajustes, para mí son ordenamientos”, dijo y responsabilizó a la gestión anterior por el “desquicio que se ha venido juntando todos estos años”, en referencia al “gran nivel de desfase” entre los costos de consumo y producción en materia de electricidad.

En ese sentido, el mandatario justificó la suba y anticipó que “habrá que ir en el tiempo lo más gradual posible logrando equilibrarlo” y, finalmente, reconoció: “Pero este año no, me parece que ya estamos al límite de lo que podemos todos”.

Por otra parte, en una entrevista que publicó hoy el diario santiagueño El Liberal, Macri consideró que las medidas sociales que anunció ayer buscan “estar más cerca de aquellos que más sufren la inflación y que siempre son los que menos tienen. Por eso yo siempre digo que la inflación es un impuesto que cobra un mal gobierno a la gente que menos tiene”.

Fuente Página 12 Últimas Noticias