Mientras el Gobierno sigue usando la excusa de los “ñoquis” para despedir empleados públicos, un informe de ATE contabiliza en 18 mil los echados en el Estado desde que asumió Cambiemos.

En su última conferencia de prensa, Mauricio Macri fue consultado por los despidos en el Estado. Sin inmutarse, el presidente electo argumentó que se trata de ñoquis que legó el kirchnerismo y dio a entender que la limpieza continuará.

El nuevo año contabiliza más de diez mil empleados públicos puestos en la calle, vía cesantías en las plantas permanentes –como en el Senado–, no renovación de contratos en los ministerios, municipalidades y cierres de programas convenidos con las universidades.

Un informe dado a conocer por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), realizado por el Observatorio del Derecho Social de la CTA Autónoma, contabiliza en 18 mil los echados en el Estado desde que asumió Cambiemos, a los que se suman otros 10 mil en el sector privado.

Página/12 cita un ejemplo reciente: el día martes hubo 150 nuevos cesanteados por el Ministerio de Salud. Se trata de contratados por universidades que sostenían el funcionamiento de los 20 camiones hospitales para intervenir en situaciones de emergencia.

ATE contabiliza en 18 mil los echados en el Estado desde que asumió Cambiemos, a los que se suman otros 10 mil en el sector privado

“Los camiones están parados porque los compañeros están siendo despedidos, mientras en el litoral las poblaciones costeras necesitan asistencia por las inundaciones”, apuntó Hugo Godoy, dirigente de ATE, para graficar la amplitud de las consecuencias de la política de despidos indiscriminados en el sector público.

La ola de despidos tiene como sostén el decreto que el presidente Macri firmó el 24 de diciembre, en el que instruyó a ministros, secretarios y autoridades de todos el estado a “revisar” los concursos y selección de personal de los últimos tres años.

La medida establecía que los contratos serían renovados por tres meses mientras se realizaba esta revisión, aunque luego fue tomado el camino contrario de despedir y –en caso de que los trabajadores logren organizarse y generar algún nivel de conflicto– extender una parte de los contratos.

“Hemos encontrado un Estado puesto al servicio de la militancia política”, sostuvo el mandatario en la conferencia de prensa. En ese marco, Macri habló de los despedidos como personas que “no vienen y cobran un salario” y los mencionó como “los que hemos encontrado escondidos”.

Prat Gay fue más creativo y tildó a los empleados estatales de “grasa militante”, como argumento para ajustar y achicar el Estado.

Finalmente y como parte de la respuesta a si habrá más despidos, Mauricio Macrio dijo una frase que, sin dudas, quedará para el archivo: “Como presidente quiero que tengamos una Argentina donde cada uno de nosotros encuentre la manera y el lugar donde ser feliz”.

La entrada Nuevo récord: Macri llega a los 18 mil despidos estatales y va por más aparece primero en InfoBaires24.

Fuente: InfoBaires