Durante su visita a Londres, el presidente estadounidense, Barack Obama, advirtió enfáticamente en contra de una salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE) y aseguró que “no habrá ningún acuerdo comercial bilateral en un futuro previsible”. “No he venido aquí para influenciar en el referéndum. Yo ofrezco mi opinión”, dijo el mandatario estadounidense, quien rechazó que su presencia en la isla tuviera la intención de influir en el plebiscito del 23 de junio sobre una posible salida de Gran Bretaña de la UE (“Brexit”).

La excusa oficial de su viaje a Londres fue felicitar en persona a la reina Isabel II por su 90 cumpleaños, dijo. “En democracias, todo el mundo desea tener más información, no menos”, dijo Obama después de que los euroescépticos lo acusaran de interferir en el debate sobre el referéndum.

Durante una conferencia conjunta con el primer ministro británico, David Cameron, el presidente estadounidense dijo que si bien se trata de una decisión del electorado británico, su país está convencido de que la permanencia dentro de la UE solo tiene ventajas para el Reino Unido. Esto se aplica tanto a la economía como a cuestiones de seguridad, afirmó Obama.

Por su parte, Cameron enfatizó que la presencia de los británicos en la UE subraya y refuerza las fortalezas de Reino Unido. Ya previamente, Obama se había expresado en contra de una salida del Reino Unido de la UE. “Déjenme que se lo diga como amigo: la UE hace más grande a Reino Unido”, dijo en un artículo para el diario británico conservador “The Daily Telegraph”.

“La Unión Europea no modera la influencia británica, la magnifica. Una Europa fuerte no es una amenaza para el liderazgo mundial de Reino Unido, refuerza el liderazgo mundial de Reino Unido”, escribió el mandatario antes de su arribo a Londres.

Con respecto a las consecuencias de una posible salida de la UE Obama dijo: “No habrá ningún acuerdo comercial bilateral con Reino Unido. Estados Unidos necesita concentrarse primero en un acceso al mercado europeo”.

La UE enfrenta importantes retos en el tema de los refugiados, opinó el presidente estadounidense. Obama dijo que prefiere no hablar de una crisis, pero recalcó que la UE está “bajo presión”. Las fuerzas que mantienen unidas a Europa son más fuertes que las que las separan, dijo Obama tras reunirse con el primer ministro británico.

Fuente Página 12 Últimas Noticias