González consideró que la visita del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cumplió “una tarea imperial” y que trajo una “idea de derechos humanos abstracta de la globalización, que le sirve también para poder bombardear a otros pueblos”.”Los grandes derechos de la vida moral para hacer cosas inmorales”, resumió.

En ese sentido, el escritor indicó que “la marcha era necesaria porque tenía que reponer, frente a Obama e incluso frente al gesto que hace Obama de anunciar la desclasificación de los archivos… que se verá cuáles son los archivos y qué traen, porque no es muy simple ni para él ni va a ser simple para Argentina recibir esos archivos”.

“El presidente estadounidense vino a confiscar la política de derechos humanos y no lo logró gracias a que la marcha a Plaza de Mayo repuso la política y la historia misma del país sobre sus ejes, que son los ejes de la memoria tantas veces invocada y que tantas veces debemos redefinir continuamente”, enfatizó el exdirector de la Biblioteca Nacional.

Fuente Página 12 Últimas Noticias