En un clima de total hermetismo, el pasado jueves la Policía de la Ciudad realizó un allanamiento en un predio ocupado de la calle Espinosa, entre 12 de octubre y Punta Arenas. En las últimas horas trascendió que se trató de un operativo en el que se secuestró gran cantidad de estupefacientes: marihuana, pasta base, cocaína y cajas de medicamentos de venta bajo receta. También se encontraron elementos para su fraccionamiento y distribución, como balanzas de precisión, y se decomisaron computadoras, tablets, pendrives, equipos y chips de telefonía celular, además de dinero en efectivo.

El operativo se llevó a cabo en un casa de ladrillos que cuenta con dos puertas y las numeraciones tapadas con pintura en cada una de ellas. Luego de derribar ambas puertas, los efectivos de la Dirección Autónoma de Narcocriminalidad detuvieron a doce personas que fueron sorprendidas fraccionando droga en el interior del domicilio. Según indicaron fuentes policiales, varios de los detenidos fueron reconocidos por las filmaciones captadas durante las tareas de inteligencia realizadas en la investigación previa.