Juana La Loca celebra esta noche el vigésimo aniversario del lanzamiento de Vida Modelo, su mayor éxito discográfico, con un show especial en The Roxy Live. En la previa, Late conversó con Rodrigo Martín, cantante y líder de una de las bandas que revolucionaron el rock nacional durante los años ’90.

 

¿Cómo se preparan para celebrar estos 20 años de Vida Modelo?

Muy bien. El del Roxy es un set que combina clásicos de Juana La Loca con varios temas de Vida Modelo. Estará como invitado Aitor Graña, miembro cofundador de la banda y baterista que tocó en el disco. Presentaremos imágenes inéditas de cuando fuimos a grabarlo a Los Angeles y de un show que dimos en el Dragonfly de California. Habrá también un video de Gastón -N. de R.: Capurro, el bajista original de JLL- desde España saludando al público. Además, vamos a estar grabando el recital.

 

 

El disco marcó un hito en la carrera del grupo. ¿Cómo ves a la distancia todo lo que generó en aquel entonces?

Vida Modelo fue un disco de quiebre para la banda porque lo grabamos fuera del país, lejos de nuestro ámbito. Aunque lo habíamos pre-producido en Buenos Aires, después yo lo produje en Los Angeles junto al ingeniero de grabación. Significó salir de nuestro entorno, acceder a nuevas tecnologías y poder elegir los instrumentos y los equipos que queríamos usar, algo que planificamos anticipadamente.

 

Se dieron el lujo además de grabar nada menos que con Billy Preston

Sí, yo tuve la posibilidad de tocar en vivo con él Estás en mí, un tema que luego salió en el simple Vida Modelo. Además, tocó un teclado Farfisa en un tema que ya habíamos grabado con la banda. También tuvimos a disposición un cuarteto de cuerdas y un trompetista. Pero lo más importante de todo es que, más allá de todo este acceso, no perdimos nuestra impronta. El disco salió tal cual lo habíamos imaginado y no quedó nada en el tintero. En aquel momento tocar los temas era toda una novedad y ahora siento que ya son clásicos de la banda, pero también que el público los festeja como si el disco recién hubiera salido.

 

 

Recién hacías referencia a la impronta de Juana, la cual que se mantuvo a lo largo del tiempo y a pesar de los cambios de formación. ¿Dónde creés que radica esa identidad?

Existe una esencia, que subyace y atraviesa a cada disco, y que le da identidad a la banda más allá de la formación. En el caso de la formación actual, ya llevamos juntos ocho años y sabemos bien lo que queremos. Y esa misma esencia se podrá apreciar en Resplandece, nuestro próximo disco, que terminamos de masterizar la semana pasada y que saldrá a la venta a principios del año que viene.


¿Con qué más se van a encontrar los seguidores de la banda en esta nueva placa?

Como cada disco de Juana La Loca, éste es un paso adelante debido a la investigación y a la experimentación en el sonido, en la composición y en la lírica. Es un trabajo que está muy influenciado por otros discos como Belleza y Vida Modelo y que tiene algunas pinceladas de Electronauta. Sin embargo, no se repiten viejas fórmulas sino que se crean nuevas para reinventarnos y no reiterarnos, algo que hemos logrado en este disco. El primer adelanto se llama Paloma Mecánica y se puede escuchar en un EP que acabamos de editar y que contiene además versiones originales de Pastillas para el dolor y una versión inédita de Viernes a la noche.

 

 

¿Cuáles son los próximos pasos de la banda? ¿Tienen planeado girar?

Sí, este año tenemos pensado llevar el show de Vida Modelo a distintos puntos del país. En el verano vamos a salir de gira y cuando salga Resplandece, haremos la presentación en diferentes lugares de la Argentina.

 

Las bandas que en los ‘90 formaron parte de lo que se llamó el “Nuevo Rock Argentino” mantienen una vigencia que parece inagotable. Es el caso de ustedes y de otros artistas como Babásonicos, Massacre, Los Brujos y Peligrosos Gorriones. ¿Fue aquella la última gran movida emergente de la escena rockera local?

No lo sé. Quizás “la gran movida” esté por venir. Pero tenés razón respecto a la vigencia de las bandas. Hablando con Gabriel Guerrisi de Los Brujos, que participó como invitado en Resplandece, en el camarín de un show que dimos las dos bandas junto a Massacre, me decía que éste no es un regreso a los ‘90 sino que la nuestra seguía siendo música de vanguardia. Tal vez la vigencia se mantenga por eso, porque las bandas permanecen activas. Continúan experimentando e investigando y sus ideas siguen siendo novedosas, más allá del paso del tiempo.