El metrobus de la avenida San Martín, que recientemente Horacio Rodríguez Larreta quiso inaugurar y ante los reclamos de los vecinos de la Paternal decidió no presentarse en el barrio, se encuentra en un estado poco presentable.

La flamante obra presentada sólo en los medios con globos de colores es en la realidad una construcción abandonada en el medio de la avenida. La estación “Pappo Napolitano” está sin luz, mientras que la estación Donato Alvarez posee la mitad de la iluminaria en uso.

Pero el abandono del metrobus por parte del gobierno de la ciudad se puede decir que es total. No existe un trabajo de limpieza sobre las estaciones ya que es una imagen constante ver los tachos de basura repleto de desechos.

La queja de los vecinos que hacen uso del servicio del Metrobús por la falta de luz, limpieza y desorden a la hora de tomar los micros ha llevado a convertirse en una constante de conversación en las darsenas mientras se aguarda la llegada de los colectivos.

LatePaternal