En el barrio de la Paternal se está viviendo una verdadera crisis comercial.  El malestar de los comerciantes es notorio, según la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) el pasado mes de enero las ventas cayeron un 2,3% comparando con el verano 2015. La imagen del barrio por el momento es desoladora con el cierre de varios negocios.
El pequeño comerciante en nuestro barrio está sintiendo en sus propios locales las repercusiones de las diferentes medidas tomadas por el gobierno de Mauricio Macri. La pérdida de poder adquisitivo producto de la devaluación; la inflación sobre los productos alimenticios de la canasta familiar y la contracción sobre las ventas por el temor que ocasiona los miles de trabajadores despedidos.
A esta lista de causas que provocan la disminución de ventas, en La Paternal se le debe sumar la construcción del Metrobus sobre las dos avenidas principales del barrio, San Martín y Juan B. Justo. Esta obra impide que las automovilistas que venían desde Provincia de Buenos Aires o de otros barrios porteños puedan detenerse a realizar compras.
Por el momento el Metrobus sólo ha traído el malestar del vecino que debe soportar embotellamientos que hacen imposible incluso cruzar la calle a los transeúntes.
LatePaternal