“Prefectura informa a la 1:30 horas del lunes que habían detectado un barco chino en aguas jurisdiccionales argentinas a la altura del límite entre Chubut y Río Negro. Inician la persecución, con advertencias y llamados a que se detengan. El buque hizo caso omiso, se efectúan disparos de advertencia, y el buque en un par de oportunidades intenta embestir a la nave de Prefectura, y llegara a aguas internacionales. Pero a raíz de los disparos, el día martes a las 1630 horas se informa que el buque estaba escorado hacia proa, y la tripulación se había comunicado manifestando intención de entregarse”, relató Mariano Miquelarena, secretario del Juzgado Federal de Rawson sobre el incidente que terminó con el hundimiento del buque de pesca chino, cerca de Chubut.

Respecto de la tripulación se supo que no hubo víctimas fatales, parte del grupo de marineros se tiró al agua en dirección de otro buque chino que oficiaba de apoyo, en tanto se detuvieron a 4 individuos, uno de los cuales podría ser el capitán del barco, y máximo responsable del hecho.

El funcionario judicial no pudo precisar las penas posibles en virtud de que podría ampliarse los delitos, por “resistencia y atentado a autoridad”.

Consultado acerca del impacto que produce la pesca ilegal para la fauna ictícola nacional, Miquelarena fue drástico: “No es la primera vez que se detectan barcos pescando de forma ilegal. Hay temporadas en que son prácticamente ciudades enteras pescando, son depredadores de nuestra fauna”.

Audio de la entrevista

Miércoles 16 de marzo de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre