Por la plata baila Lanata, o el "asesino" perfecto.

Jorge Lanata delante de la isla en donde está su refugio de más de 2 millones y medio de dólares, en Miami.

Por Alonso Quijano. Miami: Jorge Lanata: seguridad, privacidad y lujo. El cadete estrella del Grupo Clarín y principal operador contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y el peronismo, recibió un jugoso pago extra por los servicios prestados y compró una especie de palacio en propiedad horizontal, en Estados Unidos por 2.55 millones de dólares. Los millones pagados a Lanata, son el salario más sangriento que se conozca pagado a un mercenario mediático, que registre la historia del periodismo.

La compra tiene que ver con una cláusula contractual especial, firmada con el Grupo Clarín, por la cual Lanata cobraría una millonaria suma extra en caso de que Mauricio Macri ganara las elecciones en Argentina. Una especie de remuneración adicional, a la manera de la que le suelen pagar algunos clubes a sus jugadores, en caso de que ganen algún partido especial. Para el monstruo multimediático Clarín, el salario pagado a Jorge Lanata, más la remuneración especial extra, fueron una de las más importantes inversiones exitosas realizadas, ya que, sentar a Mauricio Macri en la presidencia de Argentina, significó poner a un gerente especial a su servicio.

El reducto glamoroso de Jorge Lanata Y su familia.

Jorge Lanata ganó millones despachando mentiras y denuncias todo el tiempo por Canal 13, Radio Mitre y Diario Clarín, siempre contra el mismo objetivo, el peronismo en general y el kirchnerismo en particular. Esta operación, dirigida especialmente a cautivar a la clase media argentina, se realizó tras un estudio que determinó que los votos de ese sector podían ser determinantes para que el gerente Macri se sentara en el sillón de la casa Rosada. A partir de allí, sólo se trataba de mentir y mentir todo el tiempo casi sin dejar de respirar a la audiencia, generando todo el odio posible hacia el peronismo. Ya se sabe que el odio provoca una irracionalidad altísima: impide pensar y genera miedo. Jorge Lanata aplicó el método de Joseph Goebbel, el ministro de propaganda de Hitler, de la mentira constante y exagerada. Así logró que la audiencia cayera en la trampa y terminara generando su propia destrucción.

Por supuesto que la mayoría de las denuncias, cuidadosamente armadas por Lanata, se fueron diluyento en los distintos juzgados argentinos, ya que los testigos no ratificaban lo que confesaban ante micrófonos y cámaras y las pruebas presentadas eran irrelevantes e insustentables. Pero la mentira había sido vomitada y su hediondez persistente contaminaba todos los rincones.

LANATA COMPRA UN PALACIO

Más de 2 millones y medio de dólares costó la faraónica propiedad horizontal, comenta el The Real Deal.  Se trata de una propiedad con “privacidad y lujo” y, sobre todo, seguridad. ¿Por qué el cadete estrella del Grupo Clarín se muda a Estados Unidos y busca sobre todo “seguridad”?. Desde siempre sabemos que El Departamento de Estado en Washington, cuando aprecia los servicios prestados por quien trabajó para ellos realizando un trabajo muy sucio, debe razonablemente protegerlo “aguantándolo” en su territorio.

El palacio de Jorge Lanata es parte de un rascacielo de 36 pisos y está ubicada en el edificio Asia, en Cayo Brickell , en Miami y tiene alrededor de 1000 metros cuadrados.

Cuenta con servicios premium de canchas de tenis, spa y servicios comunes, piscinas y todo con el glamour necesario, y todo con vista al mar.

Asimismo, el portal The Real Deal, señala que Jorge Lanata es un coleccionista de arte y solicitó enormes paredes para colgar las obras de las que es propietario.

Jorge Lanata, logrado su objetivo, cobra su paga y se refugia en EEUU, un aguantadero que ofrece seguridad. Sus jefes y las minorías económicas concentradas, se adueñaron del país que él abandona ahora. Aseguran que seguirá operando para el Grupo Clarín, pero vía telefónica y viajando lo menos posible a la Argentina.
Jorge Lanata se refugia en Miami; a sus espaldas deja un país en donde, como nunca, crecen la desocupación, los pobres, y la injusticia para con los que menos tienen.

Quizás fue alguna terrible enfermedad terminal lo que llevó a Jorge Lanata, hasta hace pocos años denunciante de sus jefes actuales, a convertirse en el “asesino perfecto” de sus compatriotas, como el imaginado por Patricia Highsmith, Jonathan Zimmerman, el desahuciado personaje de El juego de Ripley y cuya versión cinematográfica fue “El amigo americano”. Si así fuera, ¿lo exculpará la historia?

Él fue uno de los actores determinantes para provocar este estado de cosas. Un país amenazado por incendios sociales crecientes. Jorge Lanata, aislado, desde la exquisita altura de su pirámide en Miami, quizás no pueda ver el resplandor del descontento social de su país. Económicamente en principio, está a salvo. Pero, ¿podrá conciliar el sueño por la noches, mientras se acuesta contemplando el mar a través de los cristales blindados de su pirámide?

Fuente ContraInfo