El infectólogo habló sobre la epidemia de virus del dengue, del zika y de la chikungunya, epidemias simultáneas que afecta a buena parte de Sudámerica, y que llegaron a la Argentina.

“En Argentina están figurando estos 3 serotipos, y hay que tratar de evitar que ocurran reinfecciones en el mismo individuo provocadas por distintos serotipos. Ahí está dada la máxima gravedad de la enfermedad”, sostuvo el médico Eduardo López, jefe de Depto de Medicina del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

En el caso del dengue explicó que entre los síntomas aparece la fiebre, como también los dolores articulares, musculares, abdominales, la faringitis, y en un 25% o 30% de los pacientes aparecen erupciones cutáneas.

“Es importante la detección precoz y el manejo sintomático. No se debe tomar aspirinas ni analgésicos, ni ningún tipo ibuprofenos, pero si paracetamol contra la fiebre y los dolores”, indicó el galeno.

En el caso del virus zika, la sintomatología es parecida al dengue pero mucho más leve. Sin embargo, el médico explicó que es una enfermedad que puede ser grave para las embarazadas, porque produce microcefalia en los fetos, es decir el achicamiento de la cabeza del bebé, con daños neuronales severos y en algunos casos incompatibles con la sobrevida. Por estos tiempos la epidemia de este virus sacude al norte de Brasil.

En cuanto a las prevenciones a tomar en cuenta, López detalló que el transmisor de estas 3 enfermedades es un tipo de mosquito, el Aedes aegypti, por tanto es importante evitar generar las condiciones para que el insecto de reproduzca. El virus se introduce en las glándulas salivales del mosquito y cuando pica inocula la enfermedad.

Los mosquitos hembras depositan sus huevos en aguas más o menos limpias y estancadas, y en ambientes de sombras o semisombras. Por eso es vital vaciar palanganas, macetas, cacharros, o todo recipiente que pueda albergar agua.

Es aconsejable usar ropas holgadas, cubrir piernas y brazos, y usar repelentes cutáneos en forma de aerosol y de cremas y piretroides de tabletas o líquidos para ahuyentar a los mosquitos.

En el caso de los bebés de menos de 3 meses, es necesario el uso de tules en las cunas para evitar el contacto con el mosquito.

El médico explicó además que en caso de contagio es importante el aislamiento del individuo infectado, porque en los 5 días del virus en sangre podría contagiar a otros mosquitos si pican a esa misma persona, y reproducir rápidamente la enfermedad.

El mosquito Aedes aegypti tiene presencia en el norte del país, pero también en la zona centro, en la Ciudad de Buenos Aires, en el Gran Buenos Aires y en la región pampeana.

Audio de la entrevista

Jueves 21 de enero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre