“Estoy preocupada por la existencia de este protocolo que habilita formalmente y legalmente la represión a las protestas sociales de todo tipo. Este protocolo intenta responder, legalizando la represión, en un problema de colisión de derechos. La Constitución dice que no se puede hacer primar la circulación o el orden publico por sobre el derecho a la protesta, a la libertad de peticionar al gobierno de turno”, ponderó la dirigente del MST sobre el polémico protocolo antipiquete.

“Esto está agravado por las posibilidades que se les da a las fuerzas de seguridad, de actuar sin identificar su ropa ni los autos que utilizan, y la restricción al periodismo de poder hacerse en el momento preciso al lugar de los hechos donde ocurre la represión, para situarse en un corralito”, explicó.

“El accionar del gobierno va a generar un aumento en la cantidad de protestas. Todos sabemos que si uno no protesta en un espacio público, es difícil que la prensa levante la protesta, y si no sale en diarios o tele, la protesta no existe”, destacó.

Por último remarcó que el protocolo “no dice explicitamente que no pueden actuar con armas letales, y lo tendría que decir”, al tiempo que aclaró que en estas circunstancias “hay riesgo de que hayan muertos” en las próximas protestas sociales.

Audio de la entrevista

Martes 23 de febrero de 2015

Fuente Gustavo Sylvestre