Estela Carlotto, presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo se refirió en Radio Del Plata a la polémica generada por los dichos de Darío Lopérfido acerca de la cifra real de desaparecidos durante la dictadura, que para el actual ministro de Cultura porteño, es mucho menor a los 30.000.

“No hubo 30 mil desaparecidos, se arregló ese número en una mesa cerrada”, había dicho el funcionario porteño.

“Qué maldad es manejar cifras, y si este señor (por Lopérfido) dijo eso que nos dé la lista de desaparecidos, si la tiene”, enfatizó Carlotto.

“Nosotros manejamos esa cifra (de 30.000 desaparecidos) porque los propios depredadores o represores la llevaron casi a 45000, y donde no están registradas todas las denuncias de las victimas porque había familias que quedaron diezmadas, y otros han creído que el hijo se olvidó de ellos porque vino a estudiar o a trabajar a Buenos Aires, gente humilde e ignorante”, expresó en conversación con Gustavo Sylvestre.

“Se registró como pudo, y todavía las Abuelas estamos recibiendo nuevas denuncias de nietos que nacieron en cautiverio, porque familias se enteran accidentalmente por el coraje que tienen para hablar algunas personas, y que antes no tenían porque el miedo que generó este genocidio fue grande”, precisó.

La nieta que no fue

En relación al caso acontecido con la militante de Abuelas María “Chicha” Mariani, Carlotto lamentó el estado de público que tomó una noticia “que no tenía fundamento”, y endilgó la responsabilidad al entorno familiar de Mariani.

Hay jóvenes que deliran con el deseo enorme de ser hijos de desaparecidos. Esta chica tiene una adopción legal y tiene los nombres de los padres biológicos”, dijo sobre la joven María Elena Wehrlies, quien había asegurado ser la nieta de Mariani.

Audio de la entrevista

Martes 26 de enero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre