“Mientras practicaba la murga aparece un vehículo de gendarmería y un remolque de policía federal, con la intención de llevarse dos vehículos. No había necesidad de pasar por donde estaban los chicos, era más fácil entrar por otro lado. La gente no se negó a correrse, ocurre que correr a 100 chicos -algunos de 3 años- lleva algunos segundos, y los efectivos no estuvieron dispuestos a esperar, tiraron los coches encima, bajaron con escopetas”, relató Adrián Albor, abogado de 8 de los heridos en la represión a la murga “Los auténticos reyes del ritmo”, ocurrido en el barrio Illia 2, en la noche del viernes pasado.

“Si realmente iban a llevarse dos vehículos, los protocolos de actuación no implican llevar balas de goma, cuando van con balas de goma es porque responden al protocolo de dispersión de tumultos”, consignó el letrado.

En Mañana Sylvestre, consideró que hubo una “ferocidad impropia” para con la situación en cuestión, y puso como ejemplo el caso de una madre quien recibió 12 balazos de goma por proteger a un grupo de chicos, durante la balacera. Además, relató que uno de los menores recibió un balazo de plomo en un pie, tirado con un arma reglamentaria de un gendarme, al grito de “negro de mierda”.

Por otra parte, aclaró que el hecho nada tiene que ver con el operativo antidroga desarrollado en la Villa 1-11-14 que terminó con oficiales heridos.

“La estrategia es la demonización, callar al pueblo y evitar la reunión y la organización, Hoy el pueblo reunido baila y mañana reclama y ellos no quieren eso. Esto es un plan sistemático de este gobierno que toma medidas impopulares y prevé a futuro evitar la protesta”, cerró.

Audio de la entrevista

Miércoles 3 de febrero de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre