Luego de las agresiones e insultos proferidos el día viernes por parte de funcionarios del Ministerio de Justicia y sus custodios, los organismos de Derechos Humanos se manifestaron para brindar su apoyo a los trabajadores que se desempeñan en la ex ESMA.

El personal de maestranza del predio viene percibiendo un salario de $10.000, que lo coloca por debajo de los niveles de pobreza. Ante esta situación, la seccional Capital de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) encabeza desde hace meses el reclamo por una paritaria del 38%, frente al 20% que el Gobierno cerró con el gremio UPCN. Si bien las autoridades del Ministerio han reconocido por lo bajo la legitimidad de la demanda durante las distintas reuniones mantenidas hasta el momento, el conflicto está lejos de resolverse.

Por este motivo, los trabajadores abordaron en forma pacífica al ministro de Justicia, Germán Garavano, durante el acto de apertura del programa “Justicia 2020”. No obstante, se produjo un momento de máxima tensión cuando los funcionarios y el personal a cargo de la seguridad atacaron con empujones y agravios a los manifestantes. Las imágenes de Flavia Champa, secretaria del director del Archivo General de la Memoria Sergio Kuschevatzky, tratándolos de “negros de mierda”, “mogólicos” y “villeros” se viralizaron rápidamente a través de los medios digitales y las redes sociales.

Frente a esto, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), la Asociación Buena Memoria, la Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte, Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, H.I.J.O.S. Capital, la Liga Argentina por los Derechos del Hombre y Madres de Plaza de Mayo-Línea Fundadora, expresaron a través de un comunicado su más enérgico repudio a las “agresiones e insultos por parte de funcionarios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación y sus custodios a trabajadores/as de ese organismo” a la vez que se solidarizaron con “la lucha de los/as trabajadores/as y sus representantes del sindicato de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) que hace meses vienen luchando por la recomposición salarial de aquellos que actualmente se encuentran cobrando un salario por debajo de la línea de pobreza”.