El líder del PSOE se someterá al debate de investidura en el Congreso de los Diputados el 2 de marzo, justo un mes después de asumir la tarea de formar Gobierno ante el rey Felipe VI. Los comicios del 20 de diciembre dejaron el Parlamento más fragmentado de la historia de España, por lo que Sánchez negocia con Ciudadanos y partidos minoritarios, mientras espera hacerlo con Podemos.

El presidente del Congreso de los Diputados, Patxi López, informóhoy la fecha tras reunirse con el líder del Partido Socialista (PSOE). Sánchez inició a principios de mes una ronda de contactos con las fuerzas políticas españolas para tratar de recabar los apoyos necesarios para ser presidente del Gobierno español.

Lo hizo después de que Mariano Rajoy, el candidato más votado en las elecciones generales del 20 de diciembre, declinara presentarse a la investidura por no tener los apoyos suficientes. En los últimos días aseguró que no descarta hacerlo si Sánchez fracasa en su intento.

El líder del PSOE no la tiene fácil: su partido cuenta con 90 escaños de los 350 que tiene la Cámara baja española. Con el Partido Popular (PP) de Rajoy se niega a pactar y las otras dos formaciones con más representación parlamentaria, Podemos (izquierda) y Ciudadanos (centro-derecha), se vetan entre sí.

Las negociaciones del PSOE con Albert Rivera, líder de Ciudaanos, se desarrollan desde hace algunos días, mientras que con Podemos podrían arrancar hoy mismo, después de que el partido de Pablo Iglesias presente su oferta de programa para un hipotético Gobierno de coalición con los socialistas.

Si Sánchez consigue ser investido en la primera votación de investidura -para lo que necesita la mayoría absoluta-, ya sería presidente del Gobierno. Pero es posible que necesite una segunda, que se celebraría 48 horas después y en la que le bastaría una mayoría simple. Si tampoco lo logra en el segundo intento, se abrirá un plazo de dos meses. En caso de que no se consiga formar Gobierno, el país se verá abocado a unas nuevas elecciones.

Los comicios del 20 de diciembre dejaron el Parlamento más fragmentado de la historia reciente de España, principalmente a consecuencia de la entrada de los emergentes Podemos y Ciudadanos. Ninguno de los partidos obtuvo los escaños suficientes para gobernar en solitario.

Fuente Página 12 Últimas Noticias