Se trata de la Escuela N° 17 D.E. 7 Francisco de Vitoria. Ocurrió durante en fin de semana y se inundó el primer piso.

Según se desprende de un oficial de la Auditoría General de la Ciudad de Buenos Aires sobre Educación, la subejecución efectuada por el Gobierno porteño en programas tales como infraestructura y mantenimiento escolar ha sido moneda corriente en la mayoría de los años de gestión del PRO en la Ciudad.

Desde la irrupción de Mauricio Macri en la jefatura de Gobierno (año 2008), los porcentajes del gasto en ese ítem esencial vienen siendo muy bajos. Es que, salvo en 2013 y 2014, donde las cifras muestran un alto calibre de ejecución (99 y 96 por ciento, respectivamente), en los demás períodos el gasto fue escaso. ¿La suma menor? En 2010, cuando el Ministerio de Educación porteño devengó solamente el 48 % del presupuesto asignado al tópico de infraestructura.

Si bien la tendencia se desplegó a lo largo de la era macrista, Horacio Rodríguez Larreta parece no escaparle al legado de su antecesor. Es que, en 2016, según las cifras provisorias al cierre del cuarto trimestre de gestión, para mantener y construir es-cuelas se ejecutaron $ 545.988.733 de $ 725.724.779; es decir, el 75 %.

Desde que el macrismo gobierna, la participación de Educación en el total del presupuesto de la Ciudad cayó seis puntos, del 28 al 22 %. En ese contexto, la situación del área de infraestructura es más notoria, ya que su participación en el presupuesto educativo se redujo a la mitad.

“Rodríguez Larreta se la pasa declamando acerca de la importancia de la educación pública, pero esos discursos prefabricados se chocan de lleno con la realidad de un sistema educativo porteño desfinanciado”, señaló la presidenta de la Auditoría porteña, Cecilia Segura.

Fuente: La Generación Siguiente