En el marco de una verdadera fiesta que convocó a vecinos, artistas y referentes políticos, se inauguró la Escuela Popular de Arte “La Loli” del barrio de Chacarita.

El nombre de la escuela fue elegido en homenaje a Ana María “Loli” Ponce, militante detenida-desaparecida durante la última dictadura cívico-militar, quien estando en cautiverio logró canalizar todo su sufrimiento mediante el arte y la poesía. El evento contó con la presencia de amigos y familiares de La Loli y del presidente del bloque del FpV en la Legislatura porteña, Carlos Tomada.

Maru Bielli, referente del Hormiguero, celebró la apertura de este nuevo espacio que “busca romper con las barreras simbólicas para contener a todos los pibes y pibas del barrio”. A su vez, destacó que “la política es la herramienta que tenemos a nuestro alcance para darle forma a una realidad distinta, más justa e inclusiva”.

En este mismo sentido, Carlos tomada remarcó “el compromiso en el trabajo de construcción” que viene llevando adelante la organización. Luego reflexionó sobre la persecución política que en la actualidad sufren mujeres militantes como  Milagro Sala o Cristina Kirchner y sostuvo que “no las tiene a ellas como últimas destinatarias, ya que sólo son el vehículo para intentar disciplinar de manera ejemplar a toda la sociedad y que nadie busque levantarse contra los poderes concentrados”.