El presidente Mauricio Macri recibió ayer a un grupo de sobrevivientes del Holocausto y desde la cuenta de Twitter de la Casa Rosada se quiso resaltar la historia de una de las mujeres que participaron del encuentro. “Sara Raus, cumple 89 años fue víctima dos veces de la intolerancia: es sobreviviente de Auschwitz y tiene un hijo desaparecido”, se leyó.

La respuesta en la red social fue un poco indignación y un poco burla. “Intolerancia” no le pareció a nadie el término adecuado para describir dos genocidios. Eso sin contar la coma mal puesta y que el apellido de la protagonista estaba mal escrito: se llama Sara Rus, no Raus.

(Del pirulo de tapa de Página).

Fuente José Rubén Sentis