Los capturados Cristián Lanatta y Víctor Schillaci, fueron llevados a Comodoro Py donde el juez Torres formalizó la detención. ¿Como llegó la intervención de un juzgado federal? Simplemente por una maniobra política del gobierno de la alianza Cambiemos, que presentó una denuncia por la participación de una organización de narcotráfico que ayudó (según ellos) en la fuga.
Lo más importante que se debe destacar es que la denuncia fue firmada por Patricia Bullrich sin ningún tipo de pruebas.

Gracias a esta jugada el gobierno nacional se aseguró la intervención de la justicia federal donde después el fiscal Jorge Di Lello y el juez Torres aceptaron el dato de un testigo con identidad reservada que les indicó la ubicación de los prófugos, los galpones de San Carlos en Santa Fe.

La fuga, en realidad, careció de apoyo. Se puede asegurar que fue precaria y que la única logística con la que contaban habría sido gracias al dinero dado por el multimedio Clarín en agradecimiento a la nota donde hablaban en contra Anibal Fernández en plena campaña electoral.
Todo esto ocurrió muy lejos de lo que la Ministra Bullrich y el Presidente Macri aseveraron, el escape no contó nunca con el respaldo de una organización de narcotráfico y que se debió más a una cadena de gravísimos errores que explican que por 15 días no pudieran ser recapturados.

F.B. para LatePaternal