“Cuando no tiene declarada -la empresa offshore-, es porque los negocios que va a desarrollar, seguramente tienen que ver con evasión impositiva porque el dinero que se utiliza en esos emprendimientos no tuvo circulación por la AFIP y no pagó impuestos”, explicó José Salinas, de FAPLA (de la Fundación Argentina para el Análisis sobre Prevención de Lavado de Activo) en diálogo con Radio del Plata.

Explicó además que las cuentas en el exterior se usan usualmente para radicar emprendimientos con una carga impositiva más liviana que la que tienen en los países de origen de esas empresas.

“En la medida en que las empresas estén declaradas no hay un acto ilícito. Uno puede tener propiedades y empresas en el extranjero, en cualquier radicación, lo que tiene que hacer es declararlas, porque allí la AFIP entra a definir cual es el tratamiento fiscal que se le debe dar”, expresó.

En cuanto al verdadero rol que jugó Mauricio Macri en la empresa Fleg Trading donde figura director, Salinas resaltó que “un director puede ser accionista o puede ser ejecutivo contratado por el accionista y no ser el dueño”.

“En todo caso, si Macri hubiera cobrado honorarios por las sociedades offshore lo tendría que haber declarado en su momento en sus declaradas juradas. Es el único impacto económico que puede tener un director de esa sociedad, tanto si sea offshore o nacional”, apuntó. Por otra parte, remarcó la necesidad de analizar los registros contables del empresario Franco Macri, para establecer la legalidad de todos los procesos llevados adelante en dicha offshore.

Audio de la entrevista

Martes 5 de abril de 2016

Fuente Gustavo Sylvestre