Los precios se sinceran. Este cartel también. Recíproco. 


Fuente José Rubén Sentis