La conducción de Federico Sturzenegger dispuso ayer el despido de 47 empleados de áreas estratégicas del Banco Central. Las cesantías estuvieron centradas principalmente en las áreas de supervisión de delitos financieros y cambiarios, derechos humanos y protección al usuario. Estas dos últimas áreas quedaron completamente desmanteladas. Un grupo de trabajadores encabezado por Victoria Prado, quien realizaba inspecciones para hallar cuevas financieras cambiarias, presentó una denuncia ante el Ministerio de Trabajo, por persecución política e ideológica.
Fuente José Rubén Sentis