Al menos 500 personas son las damnificadas por el desborde del Río Grande, que provocó en esa zona inundaciones por las cuales debieron ser evacuadas unas 300 personas. El resto “está bien y recibe asistencia”, aseguró el gobierno provincial.

El vicegobernador jujeño, Carlos Haquim, aseguró que “la gente está bien dentro de la desgracia que significa perder sus cosas, fue asistida y contenida con bastante rapidez". La creciente descomunal del río Grande sorprendió en pleno Carnaval a los tilcareños y turistas en la madrugada de ayer e inundó casas de los barrios Mataderos y Centro y otros sectores, obligando a los vecinos a tener que subir a los techos hasta que fueron auxiliados.

De los 500 damnificados, unos 300 continúan evacuados y 200 permanecen en sus viviendas y se resisten a abandonarlas, al tiempo que hay tres personas con contusiones leves debido a la crecida, informó hoy la Policía a Télam.

"Cuando hay estas crecientes, cuando se va el agua queda el barro y ahora el trabajo es sacar las cosas, limpiar y volver a la normalidad que es un muy difícil, ya que aquí muchas casas tienen paredes de adobe y algunas se han vencido", expresó el funcionario a Radio Dos. Apuntó también que "no hay personas internadas como tampoco víctimas fatales".

Fuente Página 12 Últimas Noticias