En el día de ayer, los trabajadores de las distintas áreas del Hospital Tornú y los vecinos de la Comuna 15 se unieron para llevar a cabo un abrazo simbólico y denunciar el estado de abandono en el que se encuentra la institución y la salud pública en general en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

Durante la actividad, que contó con un alto grado de participación, se visibilizaron problemáticas tales como el colapso de la guardia, las dificultades para el acceso a turnos por parte de los pacientes, la falta de enfermeros y el cierre de las salas de internación, entre otros, como producto del recorte presupuestario al que es sometido sistemáticamente el establecimiento.

Hicieron uso de la palabra Gustavo Noya de la Asociación de Médicos Municipales (AMM) y Gabriel Rosenstein, delegado de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), quienes convocaron a toda la comunidad a participar de la comisión técnico-administrativa del Hospital que se reunirá dentro de 15 días.