Luego de que el Gobierno retirara su oferta de un aumento salarial del 40 por ciento, el ministro de Trabajo acusó a los gremios de haber “tergiversado la propuesta”, insistió que los incrementos deben cumplir “el objetivo de la inflación (20 al 25 por ciento)” y sostuvo que, antes de cerrar la paritaria nacional, los sindicatos deben esperar que “cada provincia pueda tener los recursos”.

“Cuando se acerca el inicio de las clases es un momento de alta tensión en la negociación docente”, dijo Jorge Triaca y advirtió a los gremios que “hay que ser cuidadoso”. “Ha sido muy clara la propuesta del Gobierno que quiere asistir a las provincias en su negociación paritaria y ha hecho una propuesta, en ese sentido, que la tiene que terminar de cerrar cada una en sus negociaciones”, indicó.

En ese sentido, añadió el Gobierno intenta “poner en marcha la economía y también cuidar el empleo y el bolsillo de los trabajadores”, y dijo que “se ha tergiversado mucho cual era la propuesta” del Gobierno en la paritaria nacional.

Inicialmente, el acuerdo hablado entre el ministro de Educación, Esteban Bullrich y los cinco gremios docentes con representación nacional contemplaba un aumento del 29 por ciento en febrero y del 40 en total con el sueldo de julio. Esto es lo que debió firmarse ayer, pero el presidente Mauricio Macri salió a frenar la rúbrica durante una entrevista radial en la que dijo que los aumentos para los maestros “no deben superar el 25 por ciento”.

Antes de la suspensión del encuentro, el propio Bullrich, en una entrevista a un matutino porteño, había negado que el aumento fuera del 40 por ciento, había sostenido que “si se suma el 25 por ciento que ponen las provincias a los 500 pesos que nos comprometimos a pagar como fondo de incentivo, nos da alrededor de un 32 por ciento", y le había reprochado a los gremios haber divulgado la cifra del 40 por ciento para demostrar que “nos torcieron el brazo".

Fuente Página 12 Últimas Noticias