Guillermo Marijuan pidió que se investigue a la expresidenta y al exministro de Planificación Federal junto a otras 13 personas, tras escuchar la declaración indagatoria que prestó ayer el detenido Leonardo Fariña, quien volvió a los términos de su primera declaración televisiva de la cual se había desdicho también por televisión.

A todos se los sospecha en el marco de la causa que investiga el presunto lavado de activos a través de la financiera SGI, establecida en un departamento de Puerto Madero, y conocida como “La Rosadita”, y por la cual está detenido el empresario Lázaro Báez.

Durante su indagatoria, Fariña habría pedido ser considerado un arrepentido y, según trascendidos, volvió a los términos de su primera declaración televisiva: dijo que transportó 55 millones de euros de Báez al extranjero, pero un día más tarde se desdijo. Por supuesto que ahora puede agregar condimentos a aquellas declaraciones y hasta sumar políticos a su relato, aunque nunca antes lo hizo.

Hasta ahora, el juez Sebastián Casanello no había encontrado vinculaciones del caso con la política y acusó a Báez de lavar dinero proveniente de un ocultamiento de gastos de Austral Construcciones realizado mediante facturas falsas. Es decir, lavado originado en evasión impositiva. Fariña lleva dos años preso por evasión fiscal y para conseguir una rebaja de la pena prevista, algo que sólo puede obtener en el juicio oral, tendrá que probar sus dichos.

Hasta ahora aparecieron evidencias de que Báez y su familia tienen cuentas en Suiza y en Nevada, Estados Unidos. Curiosamente las de Nevada habrían sido abiertas mediante sociedades creadas por Mossack-Fonseca, el mismo estudio utilizado por el presidente Mauricio Macri, imputado por sociedades offshore.

Fuente Página 12 Últimas Noticias