La dirigente jujeña Milagros Sala fue  detenida el sábado en su casa de Cuyaya que se encuentra en las afueras de la Capital. La acusación por la que fue detenida  es la “Instigación a cometer delitos y tumultos en concurso real”.

La resolución fue firmada por el juez Raúl Gutiérrez, quien firmó y se lavó las manos al acusar cuestiones de salud, como quien cumple con un favor pero sin comprometerse. El mencionado juez utilizó como prueba un video de seis horas de duración donde demuestra que Sala “armó el acampe en la plaza Belgrano –que ya lleva 35 días– e impartía órdenes a todos los integrantes de la toma”. 

Una obviedad, una perogrullada que los dirigentes dirijan, que los organizadores organicen. Pero lo más importante a destacar es la utilización de las filmaciones como prueba; policías filmando a manifestantes ya es un clásico de este gobierno y que ahora se ha demostrado cual era el objetivo.

LatePaternal