Leemos en el Eco de Tandil:
Como hacía mucho tiempo no se veía, ayer a la mañana una extensa fila de mujeres y hombres copó la calle Pinto al 400. Más de 150 tandilenses en busca de un puesto de trabajo se acercaron al Hotel Plaza para dejar su currículum vitae y entrevistarse con el personal de recursos humanos de la conocida empresa de electrodomésticos Garbarino, que se dispone a abrir una sucursal en Tandil.
En su mayoría era gente joven que, con su carpeta y folios en mano, fue formando una fila que comenzaba en la puerta del hotel y daba la vuelta por calle Chacabuco, hasta la altura del Club de Teatro.

Vuelve un clásico de los 90 y parece que lo vamos a seguir viendo extendido y aumentado en el tiempo: mayor desocupación presiona sobre un salario justo.
Fuente José Rubén Sentis