Economía
El diagnóstico era sencillo y la receta una obviedad: la inflación se explicaba por la elevada emisión monetaria y el descontrol del gasto público. Era culpa del Estado. La contracción monetaria y el recorte de las regulaciones del Estado sería entonces el combate más efectivo. Además, se necesitaba sinceridad estadística. El…

Fuente Página 12