Ricardo Lorenzetti recibió una foto en su celular en la que había pintadas contra él en un paredón cerca de la casa de la madre, en su Rafaela natal. La cuenta de chat desde donde le enviaban esa foto del paredón con insultos a Lorenzetti tenía una fotografía de Mauricio Macri.
Se alarmó y naturalmente pensó en una amenaza recibida en el WhatsApp nada menos que en su celular oficial.
Denunció el asunto a la seguridad de la Corte y a la policía, que comenzó a investigar. Lo que  aparecía como amenazas fueron disparadas desde un celular que estaba a nombre de una flota de teléfonos asignada al gobierno nacional.
Cuando requirió información al mismo jefe de gabinete tuvo una rápida y llamativa respuesta:
según los expertos en informática la foto tenía un virus programado para reenviar la imagen al celular de Lorenzetti apenas la abriera Peña“.
En la Corte todos dudaron de la información recibida. Justo en estos días que también Elisa Carrió sumó una denuncia contra el presidente de la Corte por enriquecimiento ilícito.

Fuente: José Ruben Sentis